Reliquias

Reliquia
Reliquia Yolanda Santamaria

Reliquia II

2019

Ceramica, tela y cola

Reliquia

Reliquia I

2019

Ceramica, tela, madera y perlas de plástico

Reliquia Yolanda Santamaria

Reliquia III

2019

Ceramica, tela y escayola

La obra está compuesta por una serie de reliquias que el artista ha numerado, en ellas se quiere representar aspectos asociados a lo femenino a través de estereotipos que se construyen en la infancia. La pureza, la infancia, la bondad o la inocencia son representados con colores, formas y telas. Las obras se componen por una una figura humana que a través de la simplificación nos recuerda a una niña o una muñeca adornada y protegida en un espacio decorado que ayuda a exaltarla.

En primer lugar el género es una identidad construida con el tiempo, que se basa en actos repetitivos y crea un yo permanente. Dichos actos se han vinculado históricamente a cada género, delimitando una bipolaridad dentro lo masculino/lo femenino. En consecuencia de este binomio los aspectos más negativos se han absorbido por el género femenino. Estos actos (la construcción del género) se desarrollan en la fase de la infancia a través de la repetición de los roles de nuestro entorno doméstico o social . Modelos de conducta que se introducen en el sujeto generan un yo permanente. El problema surge de que en muchas ocasiones estos modelos de conducta parten de esta bipolaridad y como tal se crea un yo arraigado a inseguridades y miedos. Consecuencia de unos modelos de conducta que se basan en estereotipos patriarcales y roles asignados a cada género.

Por otro lado las reliquias son partes del cuerpo de un santo o ropajes u objetos que pudieran haber estado en contacto con un santo. A través de la reliquia y el relicario se crea una metáfora sobre la construcción del heteropatriarcado como la construcción de una basílica, una forma de consagrar y venerar estos actos, actitudes y atributos que se asocian a cada género que construyen las desigualdades de género. De esta forma se usa la reliquia para tratar la permanencia de estos atributos que se desarrollan en la infancia y se exponen como algo permanente y prefijado por la normatividad de la sociedad.